El mejor sueño para adolescentes: guía de salud y bienestar - Inn Mattress

Dormir es un componente esencial de la buena salud y el bienestar. Desafortunadamente, muchos adolescentes tienen dificultades para dormir lo suficiente debido a los horarios escolares, las actividades extraescolares, la vida social y otros compromisos. En esta guía completa, exploraremos la importancia del sueño para la salud física y mental de los adolescentes y brindaremos consejos prácticos para mejorar los hábitos de sueño.

Una guía completa sobre el sueño, la salud y el bienestar de los adolescentes

¿Por qué es importante dormir para los adolescentes?

Beneficios para la salud física

Dormir lo suficiente es fundamental para la salud física de los adolescentes. Durante la adolescencia, el cuerpo pasa por importantes crecimientos y cambios que requieren un adecuado descanso reparador. Algunos beneficios físicos clave de dormir lo suficiente incluyen:

  • Función mejorada del sistema inmunológico.: Dormir ayuda al cuerpo a combatir las infecciones, lo que hace que los adolescentes sean menos susceptibles a las enfermedades.
  • Menor riesgo de obesidad: La falta de sueño puede provocar aumento de peso y obesidad en los adolescentes.
  • Reducción del riesgo de enfermedades crónicas.: Los adolescentes que duermen lo suficiente tienen un menor riesgo de desarrollar enfermedades crónicas como diabetes o enfermedades cardíacas.
  • Mejor rendimiento deportivo: Dormir lo suficiente puede mejorar el rendimiento deportivo al mejorar la velocidad, la precisión y los tiempos de reacción.

Beneficios de salud mental

Además de sus beneficios físicos, un sueño de calidad también es importante para mantener una buena salud mental en los adolescentes. Sin suficiente cantidad de sueño reparador:

  • Los adolescentes pueden ser más propensos a sufrir síntomas de ansiedad o depresión: La falta de sueño puede provocar cambios de humor e inestabilidad emocional, lo que aumenta el riesgo de sufrir trastornos de salud mental como ansiedad y depresión.
  • La consolidación de la memoria podría verse afectada: El sueño juega un papel crucial en la consolidación de la memoria, que es esencial para aprender nueva información.
  • La creatividad que se ve obstaculizada y la formación de nuevas ideas pueden verse afectadas: La falta de sueño puede sofocar la creatividad y la capacidad de generar nuevas ideas.

Logro académico

El sueño beneficia al cerebro y promueve la atención, la memoria y el pensamiento analítico. Agudiza el pensamiento, reconoce la información más importante para consolidar el aprendizaje y facilita el pensamiento expansivo que puede estimular la creatividad. Ya sea estudiando para un examen, aprendiendo un instrumento o adquiriendo habilidades laborales, dormir es esencial para los adolescentes. Los adolescentes que no duermen lo suficiente tienden a sufrir somnolencia excesiva y falta de atención que puede perjudicar su rendimiento académico.

Toma de decisiones y comportamiento riesgoso

La falta de sueño puede afectar el desarrollo del lóbulo frontal, una parte del cerebro fundamental para controlar el comportamiento impulsivo. Los estudios han encontrado que los adolescentes que no duermen lo suficiente tienen más probabilidades de tener conductas de alto riesgo, como conducir en estado de ebriedad, enviar mensajes de texto mientras conducen, andar en bicicleta sin casco y no usar el cinturón de seguridad. El consumo de drogas y alcohol, el tabaquismo, las conductas sexuales de riesgo, las peleas y la portación de armas también son más comunes en los adolescentes que duermen muy poco.

¿Cuántas horas de sueño necesita un adolescente?

Los expertos recomiendan que los adolescentes de entre 13 y 18 años duerman de 8 a 10 horas por noche. Pero esta recomendación cambia para los preadolescentes y los adolescentes adultos. Sin embargo, cada adolescente es diferente y algunos necesitan dormir más de la cantidad recomendada por noche, mientras que otros pueden necesitar menos.

¿Duermen lo suficiente los adolescentes en Estados Unidos?

Según casi todos los indicios, muchos adolescentes en Estados Unidos no duermen las 8 a 10 horas recomendadas por noche. Alrededor de 6 de cada 10 estudiantes de secundaria y 7 de cada 10 de secundaria no duermen lo suficiente durante las noches escolares. Se ha descubierto que la falta de sueño es mayor entre las niñas y las personas a las que se les asignó el sexo femenino al nacer. Los adolescentes mayores informan que duermen menos que los adolescentes más jóvenes.

La importancia de establecer un horario de sueño

Establecer un horario de sueño constante es fundamental para mejorar la calidad del sueño de su adolescente. Horarios constantes para acostarse y despertarse, incluso los fines de semana, ayudan a regular el reloj interno del cuerpo y mejoran la calidad general del sueño. Anime a su hijo adolescente a establecer un horario de sueño que se alinee con sus actividades escolares y extracurriculares, permitiéndole dormir de 8 a 10 horas cada noche. Esta rutina debería indicarle a su cuerpo y mente que es hora de relajarse, allanando el camino para una noche de sueño reparador.

Pantallas apagadas una hora antes de acostarse

Reducir el tiempo frente a la pantalla antes de acostarse es crucial para mejorar el sueño de los adolescentes. Anime a su hijo adolescente a apagar todas las pantallas al menos una hora antes de acostarse para evitar los efectos estimulantes de la luz azul, que puede alterar el ciclo natural del sueño. En cambio, podrían participar en actividades relajantes, como leer un libro o escuchar música relajante, para crear una mentalidad tranquila que les permita dormir.

Consejos y trucos para mejorar los hábitos de sueño

Desarrolle un horario de sueño constante

Una forma de mejorar la capacidad de dormir de su hijo es desarrollar un horario diario en el que tenga clases o actividades extracurriculares constantemente en días concretos y en momentos específicos, de modo que pueda crear rutinas organizadas a su alrededor, como establecer una rutina nocturna antes de acostarse que generalmente le indica a su cuerpo y mente que es hora de relajarse.

Limite el tiempo frente a la pantalla antes de acostarse

Un par de horas antes de acostarse, establezca algunas reglas para desactivar las pantallas; Ya sea que la pantalla del teléfono o del portátil estimule la actividad cerebral haciendo más complicado calmarse más adelante. En su lugar, intente fomentar la lectura o escuchar música relajante.

Prepare el escenario para dormir con un ambiente óptimo para dormir

Un entorno óptimo para dormir es clave para garantizar que los adolescentes descansen lo que necesitan. Atenuar las luces del dormitorio y usar cortinas que bloqueen la luz pueden indicar que es hora de dormir. Mantenga los dispositivos electrónicos, incluidos los teléfonos móviles, fuera del alcance para evitar la interrupción de la producción de melatonina. Opte por ropa de cama y decoración de la habitación en colores y temperaturas frescas y relajantes, que pueden promover aún más una atmósfera de descanso propicia para un sueño profundo.

Conclusión

Los adolescentes llevan vidas ocupadas con actividades académicas, extracurriculares y eventos sociales. Dormir bien no siempre es una prioridad en sus mentes, pero cambiar los hábitos mencionados gradualmente definitivamente será útil durante los años de escuela secundaria y más allá hasta la vida adulta, que también es bastante ocupada. Si sigue estos consejos para una buena higiene del sueño e incorporándolos a una rutina de estilo de vida saludable, verá que su hijo adolescente obtiene la cantidad óptima de sueño reparador necesario para realizar las tareas diarias y sus objetivos personales mientras mantiene una salud física y mental de primer nivel.

preguntas frecuentes

¿Cuál es la cantidad de sueño recomendada para los adolescentes?

La Academia Estadounidense de Medicina del Sueño recomienda que los adolescentes de 14 a 17 años duerman entre 8 y 10 horas por noche. Esto es crucial para su bienestar físico, cognitivo y emocional.

¿Cómo afecta la tecnología al sueño de los adolescentes?

Tecnologías como los teléfonos inteligentes y las tabletas emiten luz azul que puede suprimir la producción de melatonina y alterar los patrones de sueño. Es importante limitar el tiempo frente a la pantalla antes de acostarse o utilizar herramientas como filtros de luz azul en los dispositivos.

¿Puede la dieta afectar la calidad del sueño en los adolescentes?

Sí, lo que comemos puede afectar en gran medida nuestra capacidad para conciliar el sueño y permanecer dormido. Evitar la cafeína y los alimentos azucarados cerca de la hora de acostarse puede mejorar la calidad general del descanso. El consumo de alimentos ricos en triptófano, como productos lácteos o aves, también puede promover un mejor sueño.

Fijarlo
es_ESSpanish